Taller literario radiofónico. Sesión 5ª: Los puntos de vista

Resumen: Imagina que un montañista y su esposa mantienen una conversación telefónica en la que apenas pueden comunicarse debido a problemas de cobertura, y escribe lo que cada uno escribirá en su diario acerca de esa conversación.

Extensión y plazo: Cada una de las entradas en el diario deberá tener un máximo de 125 palabras. Envíalas a elsol@canalextremadura.es hasta el viernes 14 de marzo.

FUENTE DE LA IMAGEN http://www.monologos.com/todo-depende-del-punto-de-vista-desde-donde-lo-mires/

¡PULSA AQUÍ Y ESCUCHA EL AUDIO DEL PROGRAMA!

Cuando le contamos a otra persona algo que nos ha sucedido a nosotros, lo más normal el que lo hagamos desde nuestro punto de vista, puesto que ese relato nos implica directamente.

Cuando esa historia implica a dos amigos, pero no a nosotros, podemos contársela a un tercero dando nuestra opinión. Si, por ejemplo, se trata de una discusión, podemos tomar partido y relatar nuestra visión de ese conflicto, o bien podemos intentar ser imparciales y contarle a ese tercero la historia tal y como la ven cada uno de ellos: es decir, desde sus respectivos puntos de vista.

Lo justo sería que, si decidimos entrar al trapo y contarle ese conflicto a terceros dando nuestra visión de lo sucedido, al menos conociéramos los puntos de vista, las motivaciones y la razones de nuestros dos amigos para enfrentarse. Por supuesto, también hay quien se mete y opina de cuestiones ajenas sin saber, sin haber investigado los motivos de las personas implicadas, sin haber contrastado los rumores, ¿verdad?

Pues igual que un buen amigo, o una buena persona, debería conocer los puntos de vista ajenos para elaborar el suyo propio, un buen escritor debe ponerse en la piel de sus personajes y conocer sus distintos puntos de vista, para construir una historia completa y fiel a la realidad (ficticia).

Todos tenemos, al menos, una versión de lo que ocurre, y aunque las personas a veces ignoremos deliberadamente las  de los que nos rodean y tratemos de imponer la nuestra, un buen escritor debe conocer a fondo las versiones de sus personajes para poder crear la suya propia.

Pongamos como ejemplo la siguiente secuencia cinematográfica: Un montañista inicia una larga travesía y en un momento determinado mantiene una conversación con su esposa, que está en casa; pero la cobertura es mala y apenas si se entienden algunas frases sueltas. Ambos tienen algo importante que decirse, y ambos perciben algo extraño en las palabras entrecortadas del otro. La cámara, que podría equivaler al narrador literario (junto a la voz en off), nos muestra esa secuencia sin penetrar en la mente de los personajes, de modo que el espectador se queda sin esa información. Sin embargo, es imprescindible que el director y el guionista sepan qué están pensando ambos, cuál es su versión de esa conversación, para poder conducir la historia a donde desean.

Secuencias, o capítulos más tarde, el guionista decide emplear un recurso muy útil para mostrar el interior de sus personajes: el diario. Ambos describen con libertad sus sensaciones, preocupaciones y, en definitiva, nos muestran su punto de vista para que el lector, que ya imagina que no se han comunicado muy bien, comprenda la magnitud de ese malentendido.

Así que el ejercicio propuesto esta semana es escribir una entrada de diario de este montañista y otra entrada de su esposa. Ambos lo escriben poco después de mantener esa conversación telefónica frustrada. Cada una de las entradas debe tener 125 palabras como máximo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: