Microrrelatos radiados: el cautiverio

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

El cautiverio

Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

Y para la próxima semana, vamos a tomar como motivo de escritura algo que puede dar mucho juego, pero del que se ha escrito tanto, no solo para la literatura, sino para el cine, que puede llevarnos a caer en tópicos: la privación de libertad, el cautiverio, la reclusión. Mirad que no nos estamos refiriendo expresamente a la cárcel, porque precisamente tenemos la oportunidad de explorar otros tipos de cautiverio: el forzoso y el voluntario; el legal y el ilegal; el lucrativo, el infructuoso; el físico y el emocional. Y precisamente este último es el que nos permitirá explorar un mayor número de posibles situaciones, como las que nos presentan los textos elegidos esta semana como ejemplos:

 

ESCAPE, de Manuel Araníbar

Odio este lugar. Me podrás decir, hermano, que no nos falta comida, que estamos abrigados, pero prisión es prisión. Allá tú si no me sigues. Yo me voy.

—Ya sale el primero —dijo el doctor—, es un varoncito.

 

ORIENTADA AL SUR, de Miguel Ángel Carmona

—Un poco más a la derecha. No, te has pasado. Ahí.

Marta suda por la tensión, y también por la medicación. Solo tiene diecinueve años, y admira a la Arquitecta, como la llaman todas. Sabe dar órdenes, una cualidad infrecuente entre esas cuatro paredes.

—La piscina está justo detrás. Ya verás que vistas vas a tener.

Con mano temblorosa, traza un cuadrado con la tiza roja. Después lo parte en cuatro.

—No te olvides de los tiradores.

Marta saca la lengua y se la muerde mientras hace dos circulitos.

—¿No entrará mucho sol? —pregunta, tímida.

—Tranquila. Está orientada al sur.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

¡Te esperamos en el taller literario de El Sol!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: