Microrrelatos radiados: secretos inconfesables y creencias

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

Creencias / religiones

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

Las creencias y las religiones están plagadas de símbolos que pueden ser reinterpretados. También de hábitos, rutinas y rituales que se prestan a una relectura. El sentimiento de pertenencia a una comunidad, la individualidad y el gregarismo, el imaginario, los distintos tipos de liderazgo, todo ello podrían ser cabos de los que tirar a la hora de afrontar el ejercicio de esta semana.

Además, hay un conflicto que nuestros soleros van a tener que enfocar de una manera original: ¿qué hay detrás de las creencias de sus personajes? ¿Una mentira, una verdad, o algo imposible de verificar con la razón?

Ciencia versus religión, de Juan Rafael

Deambulando entre artilugios y aparatos extraños, el inventor insaciable probaba lentes varias buscando lo desconocido. Era la madrugada su momento ideal: infinitas luminarias refulgían en el espacio, captadas por aquel tubo especial que auguraba el más incierto futuro. Se le ocurrió comprobar lo que antes otros insinuaron con leyes fisico-matemáticas demostrables. No es la Tierra el centro universal sino el Sol el que dirige la orquesta. ¡Menuda teoría! Ahora, este paso de gigante le llevaría viejo y achacoso a los tribunales, perseguido y condenado hasta el fin de sus días.

 

El Dios Facebook, de Miguel Ángel Carmona

Cerró Twitter y abrió Facebook. El perrito se subió a su regazo y ella lo apartó de un manotazo. Le dio a “me gusta” a una foto de un cachorro abandonado que buscaba dueño y se levantó a por más helado. Al pasar por el salón, subió la tele. Comiendo su tercer cuenco, leyó el titular que su hermana había compartido: “Musulmán mata a su mujer por servirle la cena fría”. “Salvajes”, comentó acompañándolo de caritas enfadadas. Le pareció poco, así que añadió: “Después dicen que viene a integrarse. ¿Qué pintan en un país cristiano como el nuestro? En dos minutos había conseguido quince me gustas. Al fin se sentía parte de una comunidad”.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

¡Te esperamos en el taller literario de El Sol!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: