Archivos Mensuales: mayo 2016

Microrrelatos radiados: los hijos y los libros

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

Los libros

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

Y aquí os dejamos los ejemplos de esta semana:

El efecto Quijote, de Miguel A. Román

Parecía buena idea: un chip intracerebral, un puerto USB y cualquiera podía enchufarse un libro electrónico e inyectarse en segundos el manual de la lavadora, el periódico, la Biblia o la Iliada. Pero hubo un fallo: saturaron el filtro de la fantasía, el mecanismo por el cual nuestra mente diferencia lo real de lo ficticio. Ahora las calles están llenas de Julietas suicidas, D’artagnanes retadores, Ulises cegando Polifemos; y hétenos aquí, tú y yo, mi buen Sancho, solos para detener tanta barbarie.

Roja voluntad, de Miguel Ángel Carmona

El Teniente señaló a los más viejos y a los que asociaba con los mensajes más peligrosos, y los mandó amontonar en una esquina. Se paseó entre el resto y escogió a diez o doce que podrían contar en el futuro una historia acorde al mensaje del Régimen. Los apartó a puntapiés. En realidad, se sentía incómodo salvándoles de la quema. El resto fueron trasladados a la pila, lomos contra lomos, mudos e inermes. Daban miedo, tan en silencio. Se frotó las manos. Esta era la mejor parte. Lástima que aquel maestrucho de pueblo se la hubiera amargado con su última voluntad de rojo: “quemad mi cuerpo —había dicho entre gargajos de sangre y versos— junto a mis libros”. Cualquier cosa —había pensado el Teniente— con tal de no ser enterrado como Dios manda.

Construye tu historia en un máximo de 200 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

Microrrelatos radiados: la soledad y los hijos

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

Los hijos

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

Y aquí os dejamos los ejemplos de esta semana:

El espectador, de Ana Sarrías Oteiza
El puñetero ojo de la cerradura sigue rozando. Pero mi llave abre de todos modos, como siempre. Me descalzo y voy cruzando de puntillas el pasillo hasta la habitación de los niños.
Están preciosos. Parece mentira todo lo que han crecido en un año. Les doy un beso en la frente y les arropo. Después entro en la habitación de los padres. Me acerco hasta su cama y les observo conteniendo la respiración. Me pregunto por qué no pudimos ser nosotros.
Cómo se torció todo. Y cómo es que nunca cambiaron el bombín.
El hombre de la casa, de Miguel Ángel Carmona
Hoy todo el mundo hace como que no le ve. Es lo que siempre ha querido, pero hoy le molesta. Quería demostrar que ha crecido en los últimos días. Chocan con él piernas como postes de teléfono forrados de seda negra, brazos como varillas de paraguas que se sueltan en la tormenta. Toma asiento cerca del cristal con una galleta entre las manos. Las miradas que de ordinario le buscan, hoy le esquivan con miedo igual que él evita la visión de su padre tras el cristal. El abuelo le despeina con su mano llena de venas y manchas solares. ¿Estás bien?, le pregunta. Claro, responde con su voz aflautada mirándole a los ojos con restos de galleta en la barbilla, ahora soy el hombre de la casa.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario