Archivo de la categoría: Eventos

Abierto el plazo de inscripción para el CLV 2017

Ya está aquí la segunda edición del Club de Lectura Viva. Únete a nosotros y compartiremos la lectura de seis obras a lo largo de este 2017. ¿Qué es el Club de Lectura Viva? Un proyecto que combina…

Origen: Abierto el plazo de inscripción para el CLV 2017

Anuncios

Así fue la I Edición del Club de Lectura Viva

MINIATURA CLV

Cinco meses han bastado para convertir esta iniciativa en algo conocido por muchos de los escritores de este país. Badajoz y su Club de Lectura Viva, aunque tienen aún mucho camino por recorrer, ya son conocidos y considerados como un destino interesante para autores y editoriales. Como podrán comprobar en el libro, nuestro mayor activo son nuestros lectores y nuestras librerías.

Los escritores se marchan de Badajoz contentos: en primer lugar, de haber sido leídos —y bien leídos, como dice Eloy Tizón—; en segundo, de haber podido presentar su obra ante un auditorio concurrido gracias al compromiso de nuestros lectores, a nuestra exigente labor de selección de textos, a los acogedores espacios que nos ceden nuestros libreros y, cómo no, al apoyo inestimable de la Concejalía de Cultura y del Ayuntamiento de Badajoz.

A ellos, los protagonistas, les damos voz en este minireportaje que resume un año de trabajo y satisfacciones, y que esperamos que sea el primero de muchos.

Mala letra, de Sara Mesa

CARTEL SARA MESA

Ahora entiendo la verdadera importancia de la literatura como instrumento para iluminar algunas parcelas del funcionamiento del Universo sobre las que la ciencia, por mucho que se empeñe, sólo arroja sombras. Ha sido gracias a una frase que Sara Mesa (Madrid, 1976), le presta al narrador del primer cuento de Mala letra (Anagrama, 2016): “Actuaba sin prisa, como si el tiempo también estuviera obligado a amoldarse a su ritmo”. Miles de horas de esfuerzo de comunicadores científicos, periodistas y portavoces de prestigiosos institutos para intentar explicarnos en qué consisten las tan famosas ondas gravitacionales, y era tan sencillo como leer El cárabo (que así se titula el cuento). La materia deforma el tiempo y genera ondas que a su vez deforman el espacio: así pretendían hacérnoslo entender los científicos. El eje temporal, su fluir, sufre modificaciones a medida que vamos acercándonos al personaje: así se manifiesta en la literatura. Por eso, las cuatro dimensiones no sólo son perfectamente aprehensibles en literatura —varias subtramas, sincrónicas o diacrónicas, pueden avanzar a la vez en el libro y en nuestra mente—, sino que son la base de la geometría con la que trabaja el escritor. Las ondas gravitacionales son esas vibraciones que recorren las páginas de los buenos textos, como los que componen Mala letra, y que atraviesan al lector sin que éste tenga necesidad de preguntarse sobre su naturaleza.

Esta reseña no pretende destripar el argumento de los cuentos, uno por uno, como si ello pudiera ayudar al lector a hacerse una idea del todo, o como si los argumentos de los cuentos, en sí, importaran algo en realidad. En mi opinión, los argumentos no son más que excusas, más o menos brillantes, para hablar de lo que realmente queremos, a veces a nuestro pesar. Esos, que son los temas del escritor y que normalmente le acompañan a lo largo de toda su vida, son como el aeropuerto en el que el piloto no es capaz de aterrizar, a veces por el viento, otras por la mucha altura, otras porque la niebla no deja ver la pista. El piloto, no obstante, no deja de intentar aproximarse desde mil ángulos distintos, con distintas velocidades, y envejece a los mandos del avión hasta que un día, probablemente, se da cuenta de que jamás ha despegado, que siempre ha estado sentado frente al cuaderno en el que escribe el cuento del piloto que no es capaz de aterrizar.

El tema de la Sara Mesa que yo he leído es la culpa. No hay cuento que no trate de ella: la culpa de la profesora a la que aterra su sentimiento de superioridad sobre el alumno tetrapléjico; de los conductores implicados en un accidente; de la adolescente criada por quién usa la culpa para oprimirla, para hacerla sentirse sucia; la culpa de la niña que es víctima de un robo y un abuso y que es, en realidad, la culpa del humillado; la ausencia de culpa del monstruo. Ya lo fue en Cicatriz, con su constante reflexión sobre la ética del robo, del mantenimiento de una relación clandestina, de la índole de esa relación teniendo en cuenta que no era física; la culpa, siempre como trampa, como ladrón emboscado que solo asalta a quién teme ser asaltado mientras el resto de la humanidad pasea tranquila en aparente paz con su conciencia.

Pero esa humanidad en paz no le interesa a Sara Mesa, como a Flannery O’Connor no le interesaban los personajes que no tuvieran su propia concepción de bien y el mal y estuvieran dispuestos a actuar en consecuencia. A ellos nos recuerdan algunos de los de Mala letra: el viejo de Nada nuevo, al viejo Dudley de El geranio o, más bien, quizá, al viejo Tartwater, por lo de alcohólico y ermitaño. La hermana pequeña de Nosotros, los blancos, que ya en el título evoca otro de los temas de Flannery, tiene trazas de Nelson, el niño que acompaña al abuelo a la ciudad en Un negro artificial. Y es que los personajes de Mala letra se sienten extraños en la urbe, como los de Flannery, porque proceden de la periferia —como la propia autora ha dicho en alguna entrevista— y no casan con el arquetipo de provinciano que desea emigrar a la ciudad para convertirse en alguien y, de paso, ponérselo fácil al escritor con una historia de superación y crecimiento. No. Ellos quieren seguir viviendo en el pueblo, pero viajan a la ciudad porque no les queda otra. Pero tampoco son utilizados como extraterrestres que sirven para reflexionar sobre la vida en la ciudad desde una perspectiva no contaminada. Tampoco cae en ese tópico. La ciudad no es más que la jungla cuya atmósfera sirve para que los personajes se definan en relación a su entorno y no sólo en relación a la opinión que ellos tienen de sí mismos: una especie de viaje interior a su pesar.

En el plano formal, hay dos relatos que destacan: Nada nuevo, no sólo por el hecho de que alterne un narrador omnisciente, con el diálogo de dos personajes, uno de los cuales es el propio narrador omnisciente, sino porque el diálogo influye en el discurso del narrador generando una de esas ondas gravitacionales que permiten viajar en el tiempo. Y también Papá es de goma, en el que un narrador de focalización múltiple (vecina-niño pequeño) nos ofrece una visión ciertamente objetiva de una situación familiar terrible, manteniendo, en virtud de la equisciencia de ambos focos, la tensión hasta el último momento. Quizá demasiado, porque en ambos relatos las razones que llevan a sus protagonistas a actuar como lo hacen no dejan de ser un misterio en ningún momento, una decisión tomada probablemente para no cruzar la barrera de la omnisciencia pero que afecta a la capacidad del lector para empatizar con ellos. Son, no obstante, acciones dramáticas completas que no dejan la sensación de no acabado, sino más bien de vacío, oscuro y atrayente.

El resto: Mármol, El cárabo, Apenas unos milímetros, etc., y sobre todo Creamy milk and crunchy chocolate y Picabueyes, son cuentos perfectos protagonizados por personas normales pero extraordinarias a la vez que, al terminar el texto, continúan con su vida de la misma manera que hicieron antes de él. Y lamento no poder describirlos de una manera más sesuda, pero es que son eso: fracciones de realidad captadas por una mano que quizá siga teniendo Mala letra, pero que tiene un pulso de francotirador para trazar con carboncillo y difumino la conciencia de sus personajes.

Miguel Ángel Carmona

Director del CELARD

Sara Mesa viene al Club de Lectura Viva para charlar sobre Mala letra

El 1 de abril recibiremos en el Club de Lectura Viva a Sara Mesa para que nos hable de su último libro, Mala letra. El encuentro tendrá lugar en la librería Universitas, a las 19:45 y está abierto …

Origen: Sara Mesa viene al Club de Lectura Viva para charlar sobre Mala letra

Te invitamos a nuestro Club de Lectura Viva

CARTEL CLUB LECTURA VIVA copia

Badajoz está fuera de los circuitos de presentación del 99% de los autores que publican hoy en día. Prácticamente, solo durante la Feria del Libro podemos disfrutar de los escritores hablándonos de sus obras y, como es natural, en ese escenario muy rara vez se establece un diálogo entre el autor y el público. La principal razón, pero no la única, es que normalmente el público no ha leído previamente el libro que se presenta. Otra fundamental, es el propio formato del acto, incluido en un programa de vértigo donde los tiempos mandas.

Para paliar esta carencia, el CELARD presentó a finales del pasado año un nuevo proyecto al Ayuntamiento de Badajoz, que no dudó en recoger el guante. El Club de Lectura Viva, gracias al apoyo económico del Ayuntamiento y a la gestión altruista del CELARD, servirá como revulsivo para que editores, autores y lectores encuentren atractivo reunirse en las librerías de nuestra ciudad a charlar sobre novedades literarias, algo que en las grandes ciudades ocurre con cierta frecuencia, y que gracias al esfuerzo de nuestros libreros está cada vez más presente en Badajoz.

Tú, lector, necesitas saber que simplemente por inscribirte y participar en él, el Club financiará el 50% del importe de tu ejemplar del libro, para que la literatura este realmente al alcance de todos los que tengan interés en hacer un pequeño esfuerzo por acercarse a ella.

Necesitas saber también que las plazas son limitadas y que si quieres conseguir una deberás inscribirte entre el 20 y el 29 de enero. Estas se asignarán por orden de recepción de las solicitudes.

Todo la información está a tu disposición en nuestra nueva sección CLUB DE LECTURA VIVA, que puedes encontrar desde hoy en la barra superior de Menú. Ahí podrás inscribirte, consultar la programación y seguir el día a día del Club. ¡Te esperamos el lunes 25 en la presentación!

Comienza el taller de Narrativa

Mañana martes dará comienzo la tercera edición del Taller de Narrativa del CELARD.

Durante los siete próximos meses libro-clave-cerradura-abiertoharemos un viaje por las distintas fases del proceso creativo, de dentro hacia fuera, desde la idea y el entorno en que se genera, hasta la puesta en marcha de un proyecto narrativo.

En total, veinticuatro sesiones en las que someteremos a debate las premisas de los principales manuales de creación literaria, leeremos y comentaremos una selección de autores contemporáneos y, sobre todo, escribiremos con el único objetivo de aprender disfrutando.

Os mantendremos informados.

De lazos y letras

Los actos de clausura de nuestros cursos se están convirtiendo en celebraciones, no ya solo de la literatura y la escritura, sino también (y sobre todo) de un sentimiento de pertenencia a un grupo reducido de personas que comparten una pasión cada vez menos secreta.

Este acto, por lo que tiene de revelador de ese secreto —por ser el lugar y el momento que muchos de nuestros talleristas eligen para mostrarle a los demás lo que hacen, lo que les apasiona hacer— sirve para celebrar, en realidad, ese camino que el escritor debe recorrer siempre, desde el anonimato de su afición al reconocimiento de su oficio.

Pero no solo nuestros talleristas se sienten especiales esa noche: también sus acompañantes, porque en cierto modo se saben escogidos como depositarios de ese secreto —pocos tan puros—, y se sienten así parte integrante de esta comunidad o familia que vamos ampliando año a año.

Lo cierto es que todos nos levantamos a la mañana siguiente con la sensación de haber vivido un momento especial en nuestras vidas, y queremos que no se extinga su eco, que sigan recorriéndonos los últimos coletazos de su energía. Hay en el compartir nuestra escritura, ya sea un año entero o solo unos meses, con otras personas en la misma situación algo de pacto de sangre. Sin embargo, la vida nos ha enseñado que muchos de estos vínculos, que parecen indisolubles, en realidad no lo son. El único medio para prevenir el olvido es el trabajo y el contacto, que son los dos aspectos que caracterizan los talleres del CELARD. A lo largo de este verano, en la medida de nuestras posibilidades, intentaremos generar puntos de encuentro para que todos podamos mantener este contacto; pero lo cierto es que la responsabilidad de mantenernos activos, escribiendo y leyendo durante estos meses, recaerá casi de manera exclusiva en cada uno, a título individual.

Un viejo brindis hecho en alguna novela entre un grupo de amigos que parecían abocados a una separación definitiva decía: “Hay que saber mantener los lazos: si los estiras demasiado, se rompen; si no los tensas de vez en cuando, se dan de sí; si se desatan los cabos, jamás vuelves a encontrarlos.”

Nosotros, desde luego, esperamos volver a veros a todos en septiembre para brindar por el reencuentro.

Taller de microrrelatos gratuito en la Feria del Libro de Badajoz

El CELARD, en colaboración con el Ayuntamiento de Badajoz, impartirá un Taller de Microrrelatos gratuito en la Biblioteca de Santa Ana, en el marco de la Feria del Libro.

empty-cradle-by-corymarchand

Será los días 12 y 14 de mayo, de 18h a 20h, y es necesario inscribirse rellenando el formulario que encontrarás en esta página.

Abordaremos el género de la narrativa hiperbreve haciendo un repaso por los microrrelatos más famosos; veremos buenos y malos ejemplos y, partiendo de unas pautas básicas, nos meteremos de lleno en la práctica.

Además, haremos un recorrido por algunas de las convocatorias vigentes de certámenes e intentaremos que los textos generados encajen con las bases.

Formulario de inscripción

Etiquetado

Clausura del curso 2014-15 del CELARD

Un año más, el curso académico llega a su fin y nos preparamos para celebrarlo.

Invitación cartel LQ

Tenemos motivos para ello. Después de dos ediciones del taller de Iniciación, una de nuestro taller de Narrativa anual y cuatro intensivos, un total de cincuenta alumnos han pasado por nuestras aulas en este curso.

Hemos llevado la creación literaria a las casas, a través de las ondas, con nuestra colaboración en el programa de Canal Extremadura Radio: El Sol sale por el Oeste; al Hospital Materno Infantil de Badajoz, gracias un proyecto auspiciado por el Plan de Fomento de la Lectura de Extremadura; hemos introducido la escritura en la oferta cultural en la Noche en Blanco con nuestra propuesta de Microrrelatos por Whatsapp, internacionalizando la participación en esta fiesta tradicionalmente local.

El II Certamen de Microrrelatos del Día del Libro nos ha dejado textos geniales que serán publicados, junto al resto de trabajos de alumnos, en Escritores de cajón: II Antología de Narrativa Breve del CELARD.

La presentación de este libro recopilatorio será uno de los platos fuertes del acto de clausura, que tendrá lugar el miércoles 10 de junio, a las 20h, en la Facultad de Ciencias de la Documentación y la Comunicación. Tenemos preparada una velada genial y queremos invitarte a disftutarla con nosotros. Este será el programa:

19:45 Apertura de puertas

20:00 Balance del curso a cargo de Miguel Angel Carmona, director del CELARD

20:20 Clausura del curso, a cargo de Juan Gómez Bárcena, Escritor Faro 2014-15

20:40 Lectura de textos seleccionados

21:00 Entrega de diplomas

21:15 Copa de cava

Además, este año, al igual que el anterior, contaremos con la periodista Ana Gragera (Canal Extremadura Radio) como conductora del acto: una comunicadora de lujo para una velada de celebración, merecida por nuestros talleristas, abierta a todo aquel que quiera saber por qué en el CELARD lo pasamos tan bien inventando historias.

Etiquetado , , , ,

Fallo de II Certamen de Microrrelatos del Día del Libro

IMG_20150423_192528

Arancha García, ganadora del certamen

El pasado jueves, 23 de abril, entregamos
los premios del II Certamen de Microrrelatos del Día del Libro en la librería Tusitala de Badajoz. Al acto acudieron muchos de los participantes, y contamos con la presencia de los miembros del jurado, Borja González, de la editorial El verano del cohete; Agustín Lozano,
de la librería Tusitala; y Miguel Ángel Carmona, director del CELARD, además de Paloma Morcillo, Concejala de Cultura de la ciudad.

Recibimos 54 textos, 48 de los cuales fueron admitidos a concurso. La ganadora resultó ser Arancha García Albarrán, con su relato Ciervos y Berettas, con el que os dejamos a continuación:

Ciervos y Berettas, por Arancha García Albarrán

Una gorra de cazador verde apretaba la cima de una cabeza que era como un globo carnoso. Parecía estar a punto de echar a volar para estallar después bajo el cielo nublado, provocando una lluvia de recuerdos que anegaría la tierra de imágenes y grafías.

Su Beretta del calibre 12 era una letal prolongación de su brazo, dispuesta a vibrar entre sus dedos. Un cerco de sudor frío se dibujaba en la parte baja de su espalda, y eso que apenas llevaban recorrido un kilómetro y medio.

Era innegable que su condición física había conocido tiempos mejores. El chaleco de cazador con bolsillos extra ya no le abrochaba, y había tenido que comprar pantalones nuevos dos veces en menos de un año. La carne se asienta, le había dicho su madre al sorprenderlo mirando su silueta robusta frente al espejo. A tu padre le pasó lo mismo. No sé si lo recuerdas, porque eras muy niño, pero le sucedió igual. Era un saco de huesos y de un día para otro se le asentó la carne. El cuerpo descansa, ¿sabes? Un día no puede más con esta vida perra y se deja caer. No es un abandono, hijo, es una forma de decir que hasta aquí llegó el tren.

Y allí estaba él, rodeado de su familia, todos con la carne asentadísima. Se sentía como un morcón enfundando un arma para la que en realidad no estaba hecho. La Beretta merecía alguien mejor que él, uno de esos modelos de ropa interior masculina. Alguien como Juan, su cuñado, que tenía una percha de las que marcan época. Además, ¿qué pensarían los ciervos antes de morir? Qué putada ser un ciervo y que lo último que vean tus profundos ojos castaños sea un gordo sudado luchando por respirar y dispararte al mismo tiempo. Qué putada ser un ciervo y que tus profundos ojos castaños ya no vean nada. Qué maldito sinsentido. Y qué cara había costado la jodida Beretta, casi sueldo y medio. Cuánto idiota, gordo o delgado, jugando a ser parca.

Tenía ocho años la primera vez que vio morir a un ciervo y pasó tres noches seguidas sollozando contra la almohada. Su padre le había dicho que los hombres son así, que están hechos para matar o para que los maten. Pero, ¿y los hombres gordos? Nadie había dicho nada de los hombres gordos. Tal vez los hombres gordos tenían alma de ciervo y estaban matando a sus hermanos.

El accésit fue para Encarna Fernández Capilla, por su microrrelato El escribiente.

El escribiente, por Encarna Fernández Capilla

Al principio solo es una carta ensayada muchas veces, queridísimo amigo, estimado poeta, muy señor mío… pero me cuentan algún detalle, me refieren alguna anécdota, algún pensamiento fugaz, y poco a poco voy saliendo de la mente del remitente y vuelo por mi cuenta.

“Queridísmo amigo hasta ayer, traidorzuelo de poca monta desde hoy, violador de secretos íntimos y asesino de confianzas ciegas, no creas que esto va a quedar así, ya sabes lo que dicen de la temperatura de la venganza…”

“Estimado poeta, quiero decir poetastro de baja estofa, plagiador de versos ajenos, parásito de mentes lúcidas, ya me encargaré yo de que la mala fama te persiga para la posteridad, como una de esas golondrinas que tú colocas en cualquiera de tus poesías…”

“Muy señor mío y poco señor de su señora, no quisiera yo romperle la paz ignorante y bobalicona de la que goza, no quisiera yo desmontarle el mito falso de ídolo de escayola que ha hecho de su esposa…”

Y así, hasta que rubrico con furia la carta, cierro el sobre y la envío, sin esperar al beneplácito del requeridor del escrito.

Pero yo no soy responsable de asesinatos, suicidios, venganzas o trifulcas posteriores, yo solo cuento verdades que los demás no se atreven, yo solo destapo pensamientos ocultos. Al fin y al cabo yo solo soy un escribiente.

La próxima semana, durante el acto de clausura del curso 2014-15, presentaremos Escritores de cajón: II Antología de Narrativa Breve del CELARD, que incluirá estos relatos, así como los cinco finalistas que, en esta ocasión, correspondieron a:

  • Expulsado, de Plácido Romero Sanjuán
  • Oculto, de Javier Sánchez
  • Historia Almibarada, de Arancha García Albarrán
  • La terapia, de María José Calero
  • Ikarzak, de Lorena Candeias Redondo

Será en la Facultad de Ciencias de la Documentación y la Comunicación, el viernes 8 de mayo a las 20:00. ¡Te esperamos!

2015-02-26 18.01.21