Microrrelatos radiados: secretos inconfesables y creencias

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

Creencias / religiones

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

Las creencias y las religiones están plagadas de símbolos que pueden ser reinterpretados. También de hábitos, rutinas y rituales que se prestan a una relectura. El sentimiento de pertenencia a una comunidad, la individualidad y el gregarismo, el imaginario, los distintos tipos de liderazgo, todo ello podrían ser cabos de los que tirar a la hora de afrontar el ejercicio de esta semana.

Además, hay un conflicto que nuestros soleros van a tener que enfocar de una manera original: ¿qué hay detrás de las creencias de sus personajes? ¿Una mentira, una verdad, o algo imposible de verificar con la razón?

Ciencia versus religión, de Juan Rafael

Deambulando entre artilugios y aparatos extraños, el inventor insaciable probaba lentes varias buscando lo desconocido. Era la madrugada su momento ideal: infinitas luminarias refulgían en el espacio, captadas por aquel tubo especial que auguraba el más incierto futuro. Se le ocurrió comprobar lo que antes otros insinuaron con leyes fisico-matemáticas demostrables. No es la Tierra el centro universal sino el Sol el que dirige la orquesta. ¡Menuda teoría! Ahora, este paso de gigante le llevaría viejo y achacoso a los tribunales, perseguido y condenado hasta el fin de sus días.

 

El Dios Facebook, de Miguel Ángel Carmona

Cerró Twitter y abrió Facebook. El perrito se subió a su regazo y ella lo apartó de un manotazo. Le dio a “me gusta” a una foto de un cachorro abandonado que buscaba dueño y se levantó a por más helado. Al pasar por el salón, subió la tele. Comiendo su tercer cuenco, leyó el titular que su hermana había compartido: “Musulmán mata a su mujer por servirle la cena fría”. “Salvajes”, comentó acompañándolo de caritas enfadadas. Le pareció poco, así que añadió: “Después dicen que viene a integrarse. ¿Qué pintan en un país cristiano como el nuestro? En dos minutos había conseguido quince me gustas. Al fin se sentía parte de una comunidad”.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

¡Te esperamos en el taller literario de El Sol!

Mala letra, de Sara Mesa

CARTEL SARA MESA

Ahora entiendo la verdadera importancia de la literatura como instrumento para iluminar algunas parcelas del funcionamiento del Universo sobre las que la ciencia, por mucho que se empeñe, sólo arroja sombras. Ha sido gracias a una frase que Sara Mesa (Madrid, 1976), le presta al narrador del primer cuento de Mala letra (Anagrama, 2016): “Actuaba sin prisa, como si el tiempo también estuviera obligado a amoldarse a su ritmo”. Miles de horas de esfuerzo de comunicadores científicos, periodistas y portavoces de prestigiosos institutos para intentar explicarnos en qué consisten las tan famosas ondas gravitacionales, y era tan sencillo como leer El cárabo (que así se titula el cuento). La materia deforma el tiempo y genera ondas que a su vez deforman el espacio: así pretendían hacérnoslo entender los científicos. El eje temporal, su fluir, sufre modificaciones a medida que vamos acercándonos al personaje: así se manifiesta en la literatura. Por eso, las cuatro dimensiones no sólo son perfectamente aprehensibles en literatura —varias subtramas, sincrónicas o diacrónicas, pueden avanzar a la vez en el libro y en nuestra mente—, sino que son la base de la geometría con la que trabaja el escritor. Las ondas gravitacionales son esas vibraciones que recorren las páginas de los buenos textos, como los que componen Mala letra, y que atraviesan al lector sin que éste tenga necesidad de preguntarse sobre su naturaleza.

Esta reseña no pretende destripar el argumento de los cuentos, uno por uno, como si ello pudiera ayudar al lector a hacerse una idea del todo, o como si los argumentos de los cuentos, en sí, importaran algo en realidad. En mi opinión, los argumentos no son más que excusas, más o menos brillantes, para hablar de lo que realmente queremos, a veces a nuestro pesar. Esos, que son los temas del escritor y que normalmente le acompañan a lo largo de toda su vida, son como el aeropuerto en el que el piloto no es capaz de aterrizar, a veces por el viento, otras por la mucha altura, otras porque la niebla no deja ver la pista. El piloto, no obstante, no deja de intentar aproximarse desde mil ángulos distintos, con distintas velocidades, y envejece a los mandos del avión hasta que un día, probablemente, se da cuenta de que jamás ha despegado, que siempre ha estado sentado frente al cuaderno en el que escribe el cuento del piloto que no es capaz de aterrizar.

El tema de la Sara Mesa que yo he leído es la culpa. No hay cuento que no trate de ella: la culpa de la profesora a la que aterra su sentimiento de superioridad sobre el alumno tetrapléjico; de los conductores implicados en un accidente; de la adolescente criada por quién usa la culpa para oprimirla, para hacerla sentirse sucia; la culpa de la niña que es víctima de un robo y un abuso y que es, en realidad, la culpa del humillado; la ausencia de culpa del monstruo. Ya lo fue en Cicatriz, con su constante reflexión sobre la ética del robo, del mantenimiento de una relación clandestina, de la índole de esa relación teniendo en cuenta que no era física; la culpa, siempre como trampa, como ladrón emboscado que solo asalta a quién teme ser asaltado mientras el resto de la humanidad pasea tranquila en aparente paz con su conciencia.

Pero esa humanidad en paz no le interesa a Sara Mesa, como a Flannery O’Connor no le interesaban los personajes que no tuvieran su propia concepción de bien y el mal y estuvieran dispuestos a actuar en consecuencia. A ellos nos recuerdan algunos de los de Mala letra: el viejo de Nada nuevo, al viejo Dudley de El geranio o, más bien, quizá, al viejo Tartwater, por lo de alcohólico y ermitaño. La hermana pequeña de Nosotros, los blancos, que ya en el título evoca otro de los temas de Flannery, tiene trazas de Nelson, el niño que acompaña al abuelo a la ciudad en Un negro artificial. Y es que los personajes de Mala letra se sienten extraños en la urbe, como los de Flannery, porque proceden de la periferia —como la propia autora ha dicho en alguna entrevista— y no casan con el arquetipo de provinciano que desea emigrar a la ciudad para convertirse en alguien y, de paso, ponérselo fácil al escritor con una historia de superación y crecimiento. No. Ellos quieren seguir viviendo en el pueblo, pero viajan a la ciudad porque no les queda otra. Pero tampoco son utilizados como extraterrestres que sirven para reflexionar sobre la vida en la ciudad desde una perspectiva no contaminada. Tampoco cae en ese tópico. La ciudad no es más que la jungla cuya atmósfera sirve para que los personajes se definan en relación a su entorno y no sólo en relación a la opinión que ellos tienen de sí mismos: una especie de viaje interior a su pesar.

En el plano formal, hay dos relatos que destacan: Nada nuevo, no sólo por el hecho de que alterne un narrador omnisciente, con el diálogo de dos personajes, uno de los cuales es el propio narrador omnisciente, sino porque el diálogo influye en el discurso del narrador generando una de esas ondas gravitacionales que permiten viajar en el tiempo. Y también Papá es de goma, en el que un narrador de focalización múltiple (vecina-niño pequeño) nos ofrece una visión ciertamente objetiva de una situación familiar terrible, manteniendo, en virtud de la equisciencia de ambos focos, la tensión hasta el último momento. Quizá demasiado, porque en ambos relatos las razones que llevan a sus protagonistas a actuar como lo hacen no dejan de ser un misterio en ningún momento, una decisión tomada probablemente para no cruzar la barrera de la omnisciencia pero que afecta a la capacidad del lector para empatizar con ellos. Son, no obstante, acciones dramáticas completas que no dejan la sensación de no acabado, sino más bien de vacío, oscuro y atrayente.

El resto: Mármol, El cárabo, Apenas unos milímetros, etc., y sobre todo Creamy milk and crunchy chocolate y Picabueyes, son cuentos perfectos protagonizados por personas normales pero extraordinarias a la vez que, al terminar el texto, continúan con su vida de la misma manera que hicieron antes de él. Y lamento no poder describirlos de una manera más sesuda, pero es que son eso: fracciones de realidad captadas por una mano que quizá siga teniendo Mala letra, pero que tiene un pulso de francotirador para trazar con carboncillo y difumino la conciencia de sus personajes.

Miguel Ángel Carmona

Director del CELARD

Microrrelatos radiados: la infidelidad y los secretos inconfesables

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

Secretos inconfesables

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

Dijo el escritor Jim Thompson que hay 32 maneras de escribir una historia, pero solo una trama: nada es lo que parece. Toda buena trama es, en relidad, un secreto que se revela, unas veces poco a poco, otras súbitamente, unas por completo, otras, a medias, dejando en la mente del lector un puñado de interrogantes.

Un personaje con un secreto inconfesable es como un Fugu, ese pez venenoso que se cocina en algunos restaurantes japoneses, y que, de preparse de la manera incorrecta, puede ser mortal, pero que es considerado un manjar por los valientes que se atreven a probarlo.

Su secreto no debe oscurecer al resto del personaje, sino arrojar luz sobre su forma de entender el mundo. No debemos conocer el secreto a través del personaje, sino al personaje a través del secreto.

Sic transit gloria mundi, de Ricardo Álamo

El leve crujir de la viga de la que cuelga su padre; el intenso olor a tabaco; la botella de ginebra medio vacía; el libro de Cernuda tirado en el suelo; la foto de su boda partida en dos; la luz difusa de una lámpara de mesa; la tele apagada, sin vida…

El niño siente un enorme desasosiego. Con casi aprensión o asco, se acerca más al cuerpo rígido de su padre. Primero le toca las medias rojas de seda. Luego, haciendo un ligero escorzo, mira por debajo de la minifalda que lleva puesta.

 

El puente de los suicidas, de Miguel Ángel Carmona

El rehabilitador se aplica a los muslos inertes e insensibles y, mientras tanto, le sonríe y le habla sobre su novia. Después lo viste y lo acicala. No es tarea suya, pero le cae bien el viejo, siempre con esa expresión de paz en su rostro. Siempre, menos cuando mueve la cama y lo acerca a la ventana para que pueda ver el río en este tramo tan bonito. ¿Te gusta el río, verdad?, le pregunta mientras le acaricia el pelo. Una vez solo, frente a la ventana, el viejo ni siquiera podrá mover el cuello para desviar la mirada del puente de los suicidas.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

¡Te esperamos en el taller literario de El Sol!

Sara Mesa viene al Club de Lectura Viva para charlar sobre Mala letra

El 1 de abril recibiremos en el Club de Lectura Viva a Sara Mesa para que nos hable de su último libro, Mala letra. El encuentro tendrá lugar en la librería Universitas, a las 19:45 y está abierto …

Origen: Sara Mesa viene al Club de Lectura Viva para charlar sobre Mala letra

Microrrelatos radiados: el viaje y la infidelidad

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

la infidelidad / los celos

Chematramparing

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

La infidelidad y su contrario, los celos, como paso previo —que en ocasiones se convierte en detonante— a esa infidelidad, son el material por excelencia de las historias que, sobre todo el cine, nos cuenta hoy. La literatura contemporánea acude a este tema en menor medida, seguramente por lo complicado que resulta escribir algo que no esté ya escrito.

Por eso el de esta semana es un reto para los más atrevidos, para quienes no se conforman con la primera idea que les viene a la cabeza, para quienes son capaces de construir personajes con los que, probablemente, nos cruzamos a diario, pero que son difíciles de penetrar y comprender a simple vista.

Para escribir a partir de este motivo hay que alejarse de los arquetipos y caminar decididamente hacia un personaje —al menos uno—, profundo, que cambie a lo largo de las 100 palabras del micro. Para ello, ni una sola de esas 100 tiene que estar escrita en balde.

Un hombre honrado, de Manuel Menéndez

Vivir a lo grande de los bienes gananciales nunca fue su objetivo, había sido una enamorada fiel hasta hoy, me confesó entre lágrimas mientras yacíamos exhaustos y desnudos. Tras meses de aburrida vigilancia, aquella tarde le había desvelado el encargo de su millonario marido, y tras la desconfianza e incredulidad, llegó la rabia que dio paso al sexo salvaje. Me vestí contemplando su joven y hermoso cuerpo. Después, le disparé a quemarropa y salí del hotel. El viejo me pagaba por saber si ella tenía un amante, cierto, pero también por matarla si lo descubría, y yo era de los pocos detectives honrados que quedaban en la ciudad.

 

Corazón caliente, de Miguel Ángel Carmona

Amar allí era como dar a luz en una tumba, pero le mantenía el corazón caliente. Al amanecer formaron largas hileras en el patio. A pesar del agotamiento, la fiebre y el frío, Isaac buscó la mirada de Klaus, hoy esquiva. Lo veía demasiado pegado al prisionero de atrás, le pareció que en algún momento juntaban sus manos. Reconoció al otro. Eran compañeros de litera. Las piernas se le aflojaron. No estaba dispuesto a tolerar ese juego un día más. Hablaría seriamente con Klaus por la noche, si es que aguantaban vivos hasta la noche, claro.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

¡Te esperamos en el taller literario de El Sol!

Clase magistral: Claves del nuevo género negro, a cargo de Marcelo Luján

marcelo_lujan_photogalery39

Presentación de Subsuelo en la Semana Negra de Gijón 2015

El viernes 26 de febrero recibiremos en el Club de Lectura Viva a Marcelo Luján, para hablar de su última novela “Subsuelo”. Marcelo es un maestro de la novela negra en su vertiente más psicológica, más retorcida, más incómoda. Es, definitivamente, uno de los grandes exponentes del nuevo género negro, cuyas claves se ofrece a desentrañar en una clase magistral que tendrá lugar el mismo día 26 de febrero, de 16 a 19 horas.

CLAVES DEL NUEVO GÉNERO NEGRO

Contenido central: Cómo se construye la nueva novela negra y qué elementos la convierten en un género imprescindible. Diferencias entre lo policial y lo negro. Otros géneros absorbidos por lo negro. El mal y a tragedia como ejes del género.

Temas adyacentes: Características e historia del género. Diferencias con la novela holmesiana. Principales tipos de novela negra. El neopolicial en español. ¿Novela social o novela de personajes? La trama y los giros. Cómo planificar sin amarrar la creatividad. La importancia del final.

Práctica: Creación colectiva de un protagonista, secundarios, conflicto y primer acto de una novela negra, cuya hipótesis podrán desarrollar los alumnos con posterioridad.

Precio: 30 €

Plazas limitadas

 

Para inscribirte en el taller, solo tienes que rellenar este formulario y nos pondremos en contacto contigo.

 

Te invitamos a nuestro Club de Lectura Viva

CARTEL CLUB LECTURA VIVA copia

Badajoz está fuera de los circuitos de presentación del 99% de los autores que publican hoy en día. Prácticamente, solo durante la Feria del Libro podemos disfrutar de los escritores hablándonos de sus obras y, como es natural, en ese escenario muy rara vez se establece un diálogo entre el autor y el público. La principal razón, pero no la única, es que normalmente el público no ha leído previamente el libro que se presenta. Otra fundamental, es el propio formato del acto, incluido en un programa de vértigo donde los tiempos mandas.

Para paliar esta carencia, el CELARD presentó a finales del pasado año un nuevo proyecto al Ayuntamiento de Badajoz, que no dudó en recoger el guante. El Club de Lectura Viva, gracias al apoyo económico del Ayuntamiento y a la gestión altruista del CELARD, servirá como revulsivo para que editores, autores y lectores encuentren atractivo reunirse en las librerías de nuestra ciudad a charlar sobre novedades literarias, algo que en las grandes ciudades ocurre con cierta frecuencia, y que gracias al esfuerzo de nuestros libreros está cada vez más presente en Badajoz.

Tú, lector, necesitas saber que simplemente por inscribirte y participar en él, el Club financiará el 50% del importe de tu ejemplar del libro, para que la literatura este realmente al alcance de todos los que tengan interés en hacer un pequeño esfuerzo por acercarse a ella.

Necesitas saber también que las plazas son limitadas y que si quieres conseguir una deberás inscribirte entre el 20 y el 29 de enero. Estas se asignarán por orden de recepción de las solicitudes.

Todo la información está a tu disposición en nuestra nueva sección CLUB DE LECTURA VIVA, que puedes encontrar desde hoy en la barra superior de Menú. Ahí podrás inscribirte, consultar la programación y seguir el día a día del Club. ¡Te esperamos el lunes 25 en la presentación!

Microrrelatos radiados: los regalos y la educación

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

La educación

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

 

La educación es un motivo muy amplio, porque abarca multitud de combinaciones posibles entre personajes de distinta índole, puede tener lugar en muy diversos escenarios y, además, se presta especialmente bien a la carga de un significado profundo, dándole al microrrelato una carga argumental que le sienta bien, por cuanto necesita ser contundente dentro de su brevedad.

Contextos de aprendizaje (desde el conservatorio hasta la prisión); relaciones entre alumnos-maestros-discípulos-hijos-padres; escenarios propios de la educación reglada o extraordinarios; consecuencias de la educación o de su carencia. Todos ellos son puntos de partida válidos y productivos para encarar la escritura.

Examen final, de Miguel Ángel Carmona

El alumno cuyos apellidos rimaban con un inagotable repertorio de sinónimos de gordo sudaba como en clase de gimnasia, solo que esta vez nadie se burlaba. Él los miraba de hito en hito y repasaba el orden por el que los llamaría a la pizarra. El profesor, desde su silla, contemplaba todo con los ojos muy abiertos, demasiado abiertos, sin que nadie se atreviera a cerrárselos.

Educación especial, de Javier Crespo

Como sombras disipadas por un nuevo amanecer abandonan el sótano que apenas ilumina un pequeño quinqué. Las tres amigas dibujan ojeras en el rostro después de una noche más de estudio. Guardan con esmero los libros, los lápices, las libretas. Se dan un fuerte abrazo y se despiden hasta la noche. Las sirenas anuncian el fin del toque de queda y salen a las calles aún desiertas caminando tan deprisa como les permiten sus burkas.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

¡Te esperamos en el taller literario de El Sol!

Microrrelatos radiados: las relaciones y los regalos

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

Los regalos

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

Un regalo es un vehículo narrativo perfecto a partir del cual construir un cuento, porque de un solo vistazo el lector tiene una impresión general de la trama: dos personajes al menos, una relación preexistente, un objeto que los vincula y un necesario desenlace basado en la reacción de aquel al que se regala. Esta sería la estructura normal que, además, es perfectamente trasladable, como trama, a otras historias en las que no hay regalo alguno. Sin embargo, hay infinitas maneras de organizar el cuento.

Para empezar, el regalo no tiene porqué hacerse de persona a persona. Puede que nos lo haga el azar, el destino o los Reyes Magos, tal vez. Lo que sí implicará siempre será el tratamiento de la ilusión (no necesariamente de manera explícita), que dependerá a su vez de las expectativas creadas. La sorpresa es, en sí, el objetivo último de la intriga que es, a su vez, la razón de ser de la trama.

Como veréis, un regalo puede dar para mucho y nos puede enseñar, por los caracteres intrínsecos del acto de regalar, a construir una buena historia.

 

Aquí dejamos algunos ejemplos aunque, como veréis, el motivo de esta semana va a exigir un plus de originalidad.

Hacerse mayor, de Miguel Ángel Carmona

Estaba envuelta, pero era una sartén. Una sartén forrada de papel de periódico. Incluso el desenvolverla le parecía penoso, pero su madre lo miraba con la sonrisa suspendida, como un labrador que espera a que le tiren la pelota. Es para los dos, dijo. Claro, pensó Juan, como la vajilla, como las toallas, como la cafetera. ¿Qué querías que te regalara tu madre, un Scalextrix?, había ironizado Julia, ya de vuelta los dos en casa, con el corazón latiéndole a mil por hora. En el cuarto de matrimonio, esperándole, el circuito de Lemans con dos Tyrrel de seis ruedas.

Tiempo y vida, de Lucía Orts

Se miró las manos, sentía cada arruga en el alma. Un año más. Se arrepentía de tantas cosas… No de las que había hecho sino de las que le faltaban por hacer. Pronto salió de su ensimismamiento y miró al frente. Su nieto le traía un regalo.

– ¿Un reloj parado y atrasado? – preguntó confuso el abuelo al arrancar el envoltorio. A lo que el joven respondió: No, tiempo. Te regalo tiempo.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

¡Te esperamos en el taller literario de El Sol!

Microrrelatos Radiados: la guerra y las relaciones de pareja

Por si aún no sabéis cómo funciona nuestro taller literario radiofónico, prestad atención:

Cada semana elegiremos un motivo a partir del cual los participantes deberán escribir un microrrelato. Un buen motivo literario debe ser lo suficientemente específico para arrastrar a la imaginación y alentarla, espolearla, y a la vez lo suficientemente abierto como para ser enfocado desde un punto vista original por cada escritor.

Esta semana, vamos a tomar como motivo de escritura:

Las relaciones de pareja

Foto: Chema Madoz

Escucha aquí el podcast del programa

Las relaciones de pareja son la materia por excelencia de artes como la literatura o el cine. En muchas ocasiones, estas relaciones se entienden únicamente desde la perspectiva del binomio amor/desamor, mientras que el análisis y la representación de facetas como la soledad dentro de la pareja, la maternidad y la paternidad, la gestión del tiempo, del dinero, de los espacios comunes, etc., pasan desapercibidas. Sin embargo, en la vida real, el amor y el desamor, como tal, recibe una atención casi anecdótica en comparación al resto de retos diarios que supone la vida en pareja.

En definitiva, los personajes suelen tener mucho más tiempo para el amor que las personas y eso, junto a la forma en que este facilita la apertura y cierre de tramas, han provocado que nuestras novelas, cuentos y películas estén plagadas de relaciones tópicas donde se aborda el amor de una manera frontal y no a partir de los detalles, de lo concreto y accesorio, que ocupa la mayor parte de nuestras vidas.

Qué duda cabe que el amor o el desamor está detrás de todo, pero os pedimos que os acerquéis a él desde distintas perspectivas; que os acerquéis a los personajes a través de su relación y no a una relación a través de sus personajes.

Aquí dejamos algunos ejemplos aunque, como veréis, el motivo de esta semana va a exigir un plus de originalidad.

Todo va bien, de Ernesto Ortega

Vuelven a ser invisibles en cuanto sus hijos entran en el internado. De camino a casa apenas se dirigirán la palabra. Solo algún monosílabo a alguna pregunta despistada. Ella jugueteará con el móvil y él se concentrará en la carretera. Les espera una semana larga, en la que él se quedará hasta tarde en la oficina, alegando que está desbordado de trabajo. Y ella, sin tener apenas que cocinar, limpiará sobre limpio y buscará la compañía de algún canal de televisión. Hasta que, por fin, llegue el viernes y vayan a buscarlos, cogidos de la mano, fingiendo que todo va bien.

 

Doble o nada, de Miguel Ángel Carmona

Iban discutiendo en el coche. Ella le gritó: te odio, y ojalá te mueras, o las dos cosas. Él dio un volantazo y el coche varias vueltas de campana. Cuando ambos salieron de la UCI, ella le preguntó qué había pasado. Se nos cruzó un ciervo, dijo él. He pensado mucho todo este tiempo, respondió ella. Morirnos así, enfadados: ¿qué fracaso, no? Él asintió y se dejó abrazar. También había tenido mucho tiempo para pensar. En lo que más había tardado había sido en decidirse por el ciervo y todavía tenía sus dudas sobre si un perro hubiera sido más creíble.

Construye tu historia en un máximo de 100 palabras, sin incluir el título. Después, envíanoslo a través de este formulario:

botón formulario

¡Te esperamos en el taller literario de El Sol!